fbpx

Crece la compra de residencial-vacacional en las principales costas españolas.

La creciente recuperación económica y el regreso del comprador nacional está reactivando la compra de vivendas en la costa. Por otro lado el comprador extranjero continua teniendo un papel protagonista con un alto número de operaciones en las zonas mas turísticas de nuestro país. La fuerte demanda por la vivienda de segunda mano tiende a evitar el stock de la burbuja, en búsqueda de un nuevo producto.

Si que es cierto que hay un aumento de la construcción de viviendas nuevas, pero aún es muy escaso. La escasez de producto nuevo deriva en una presión en los precios de las viviendas existentes, no obstante este pasado trimestre se cerró con un incremento en los visados de construcción, Aque si bien no se ha convertido todavía en nuevas construcciones, pronto lo hara.

Los belgas, noruegos, finlandeses y suecos son los más interesados en comprar en la costa.

Cada una de las zonas costeras españolas ofrece un mundo inmobiliario diferente.  Provincias como Barcelona, Valencia, Málaga, Alicante, y por supuesto Baleares,  son las que más están notando la subida. La recuperación del segmento residencial-vacacional se ve favorecido por la mejora del turismo, tanto nacional como internacional. La recuperación económica, la reactivación del crédito hipotecario y la mejora de la situación laboral promueven este incremento.

Estamos ante un proceso de normalización y recuperación del mercado inmobiliario, que va mas allá de Madrid, Barcelona y las grandes capitales, volviendo a ser la costa el objetivo de muchos.
La demanda actual que se recibe de los interesados y futuros compradores son viviendas con vistas al mar y a la montaña. Que tengan amplias zonas comunes, con plaza de aparcamiento, máxima cercanía a la playa y buenos niveles de calidad.

El mercado inmobiliario se mueve a varias velocidades, en un ritmo positivo.

Para aquellos interesados en comprar un apartamento en la costa, es aconsejable que primero se estudie bien la zona de interés. Hay que entender que los pisos en la playa se encarecen, por lo general las nuevas construcciones se hacen en zonas periféricas al estar las proximidades a la costa ya construidas. Esto hace que el mercado inmobiliario sea mas rígido y que los aumentos en la demanda supongan un aumento de los precios. Los que están decididos a comprar no deben demorarse, mañana el precio habrá subido, y no quedará donde elegir.

La oferta y la demanda se han vuelto a encontrar en la costa, un gran momento para ambos.