fbpx

Cómo evitarte sorpresas cuando compras una vivienda de obra nueva

Son muchas las personas que prefieren comprar una vivienda de obra nueva que una de segunda mano. Uno de los motivos es que las nuevas construcciones son de mejor calidad y de mayor eficiencia energética, lo que se traduce en ahorro y durabilidad del mismo.

Plazos y garantías

Es muy frecuente que el comprador no haya visto la vivienda que va a comprar, sino que ha visto el piso piloto o una simulación virtual en un ordenador. Como se trata de una compra a una promotora, y no a un particular, las leyes que se aplican son las normas de protección al usuario, y la normativa autonómica que esté en vigor en la provincia en la que se encuentre la vivienda.

En la Ley orgánica de la edificación existe una garantía de un año en los acabados, tres años en lo relativo a las instalaciones y 10 años para los vicios ocultos o defectos importantes en la estructura. La fecha de inicio de estos plazos es la fecha del certificado de fin de obra, así que presta atención de cuando se terminó el edificio.

Incumplimiento del contrato

Si no se respeta la memoria de calidad o lo que se había anunciado no se corresponde a lo que hay, existe la posibilidad de reclamar por incumplimiento de contrato, siempre que no hayan transcurrido más de cinco años.

Subrogación en la hipoteca

Cuando se adquiere una vivienda de obra nueva existe la posibilidad de subrogarse a una hipoteca ya negociada por la promotora en unas condiciones mas ventajosas que si se compra una casa usada a un particular. Además, el pago inicial para poder entrar a la vivienda nueva se puede realizar mes a mes durante el proceso de obra lo que hace posible que, llegado el momento de la entrega, ya se haya desembolsado el 20% del precio. Cuando adquieres una vivienda de segunda mano, este 20% tiene que estar disponible inmediata e íntegramente para la escritura, puesto que los bancos no suelen financiar más del 80% del valor de la propiedad. Con la subrogación de la hipoteca también se ahorrará el coste de la tasación, ya que lo hace la propia promotora.

Retrasos en la entrega

En muchos casos se puede hacer cambios en la distribución de la vivienda o incluir mejoras al gusto del cliente, puede suponer un retraso si los cambios son muy significativos. Normalmente los retrasos de entrega se deben a la tardanza por parte de la administración pública local de emitir la licencia de primera ocupación.