fbpx

Todo lo que debes saber de la plusvalia

 

¿Qué es la plusvalía?

La plusvalía es un impuesto municipal que tiene como nombre técnico Impuesto sobre el incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU). Este impuesto grava la revalorización de los terrenos urbanos y de características espaciales a efectos del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), que se pone de manifiesto por la transmisión de la propiedad de los mismos o de la constitución de cualquier derecho real de goce que recaiga sobre dichos terrenos. Por tanto, los terrenos de naturaleza rustica no tienen que abonar este impuesto. 

¿Qué construcciones están exentas de pagar la plusvalía?

La ley que regula la plusvalía, es la RDL 2/2004 por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Regulación de las Haciendas Locales. Esta ley establece que estarán exentos de este impuesto los incrementos de valor que se manifiesten a consecuencia de:

– La constitución y transmisión de servidumbres

– La transmisión de bienes que se encuentren dentro del perímetro delimitado como Conjunto Histórico-Artístico o hayan sido declarados de interés cultural.

– Las transmisiones realizadas por personas físicas con ocasión de la dación en pago de la vivienda habitual al deudor hipotecario

¿A cuánto asciende el impuesto?

La base imponible está constituida por el incremento real del valor de los terrenos de naturaleza urbana manifestado en el momento del devengo y experimentado a lo largo de un periodo máximo de 20 años.

En realidad no se grava el incremento real, sino que se utiliza un método administrativo y objetivo para cuantificar la base imponible, aplicando un porcentaje sobre el valor del terreno en el momento del devengo en función de los años transcurridos. Por tanto se tomará como valor del terreno el que tenga a efectos del IBI en el momento del devengo aplicando un porcentaje que fijará el Ayuntamiento.

¿Quién paga la plusvalía?

Con respecto al sujeto pasivo, que es como hacienda denomina a la persona obligada a realizar el pago de los tributos, se distinguen dos situaciones, cuando se tratan de operaciones a título lucrativo, es decir, sin contraprestación económica , será el adquiriente, pues es el que ha recibido la totalidad de la plusvalía, en operaciones a título oneroso lo será el vendedor.

En las transmisiones de terrenos será contribuyente el adquirente del mismo, además cuando el vendedor sea una persona no residente en España el obligado a pagar el impuesto será el comprador, no obstante la tradición en los procesos de compraventa, establece que para realizar el pago se hará una retención de dinero al vendedor para poder pagar el impuesto.

¿Necesitas un asesor inmobiliario? Adaix Inmobiliaria

¿Buscas establecerte en el sector inmobiliario? Franquicia Adaix