fbpx

¿Quieres abandonar tu piso antes de fin de contrato? Te contamos cómo hacerlo

 

¿Quieres cambiar de piso? ¿Has encontrado un trabajo en otra ciudad? ¿No sabes cuáles son los pasos a seguir para abandonar la vivienda en la que vives de alquiler? En Adaix queremos facilitarte los trámites y no queremos que incurras en errores. Así que te contamos, paso a paso, cómo debes actuar para no entrar en controversias futuras con el propietario del inmueble.

El desistimiento del contrato del alquiler es un derecho del inquilino. Es el nombre legal que recibe el acto de abandono de una vivienda alquilada antes de la finalización del contrato firmado. Sí, puedes abandonar el piso que tienes alquilado, pero tienes que cumplir una serie de requisitos.

Todos los contratos que se hayan firmado con fecha posterior al 6 de junio de 2013 se les aplica la modificación del artículo 11 de la LAU (Ley de Arrendamientos Urbanos). Dicho artículo dice:

El arrendatario podrá desistir del contrato de arrendamiento, una vez que hayan transcurrido al menos seis meses, siempre que se lo comunique al arrendador con una antelación mínima de 30 días. Las partes podrán pactar en el contrato que, para el caso de desistimiento, deba el arrendatario indemnizar al arrendador con una cantidad equivalente a una mensualidad de la renta en vigor por cada año de contrato que reste por cumplir. Los períodos de tiempo inferiores al año darán lugar a la parte proporcional de la indemnización.

¿Con qué debemos quedarnos de este precepto?

  1. Puedes dejar la vivienda siempre que hayas permanecido en la misma un mínimo de 6 meses.
  2. Tienes que comunicar al dueño tu marcha con una antelación mínima de 30 días antes de tu marcha.
  3. Tendrás que indemnizar al propietario con una cantidad equivalente a un mes de la renta por cada año que falte de contrato por cumplir, o la parte proporcional, siempre y cuando aparezca reflejado y pactado en el contrato.

 

Previos

Toma en cuenta los plazos, es preciso analizar el contrato y saber qué firmaste en primera instancia. Ya que, si no cumples con lo pactado, podrías salir perjudicado. Generalmente es preciso avisar con 30 días de antelación. Aunque no siempre es así revisa que no exista al respecto ninguna cláusula.

 

Por escrito

Si quieres dejar constancia de algo, hazlo siempre por escrito. A pesar de que todo parezca haber quedado claro por teléfono, es mejor tener una prueba. Algo tan serio ha sido realizado dentro de los plazos y conforme lo pactado con el propietario. Hablamos de una situación seria y a nadie le gustaría tener que entrar en conflictos posteriores por falta de pruebas al efecto.

 

Revisión en compañía

En el momento de entrega de llaves, acompaña al propietario mientras revisa que todo queda en orden y en perfecto estado. Cuando se alquila una vivienda, una de las condiciones es que debes dejarlo todo conforme lo encontraste. Por lo que es preferible comprobarlo con él personalmente. Para evitar que luego te acuse de cuestiones que no fueron de tu incumbencia.

 

La fianza en 30 días

Cuando finaliza el contrato y son entregadas las llaves, el propietario cuenta con 30 días para devolverte la fianza. Durante este periodo realizará una revisión más exhaustiva de la propiedad. En caso de considerar que existe algún problema o desperfecto causado por el inquilino, podrá quedarse con la parte proporcional para su reparación o sustitución.

Siguiendo estos consejos, no tienes de qué preocuparte. Además, nuestros profesionales Adaix te ayudarán para que tengas la máxima seguridad en tu contrato de alquiler.